PEQUEÑOS PLACERES COTIDIANOS

Estoy de vuelta después de casi 2 meses. Estas últimas semanas con tantos días de fiesta me resultaron casi unas vacaciones y me sirvieron para bajar las revoluciones y calmar la mente después de un noviembre y un diciembre agotadores. Una de las cosas en las que estuve pensando son en esos “pequeños placeres cotidianos”, momentos de disfrute … mis momentos.

Siempre fui una persona que disfrutaba de su tiempo sin necesidad de compañía. Para mí estar a solas con una buena taza de café y un buen libro era un momento de plenitud o esa sensación dentro de un cine, con algo rico para comer y una película a punto de comenzar.. me llenaba de emoción, me provocaba un cosquilleo de felicidad que me llenaban por completo. Hasta que disfrutar de a dos fue mucho mas que disfrutar de a uno y hasta que compartir esa emoción y sentir exactamente lo mismo que otra persona hizo que estar a solas me supiera a poco.. y para que iba a hacer algo sola si compartiéndolo era mejor, y para que iba a probar algo sola si de a dos sabía mucho mejor. Después fui madre y ya nada volvió a ser lo mismo.. porque sentí la felicidad absoluta de hacer algo de a tres y de compartir lo que me gustaba con mis amores. Cocinar algo para darlo como tributo y no para mi, cocinar se transformó en mimar.

Cuando todo se rompe en pedazos se redefine tu mundo.. y tus espacios empiezan a tener otro sentido. De pronto empiezo a tener momentos a solas otra vez pero ahora están llenos de soledad y no de plenitud.. ahora la ausencia es lo que los define.

Y de pronto me di cuenta de que tengo que recuperar esa plenitud a solas, esos momentos en los que elijo exactamente qué es lo que quiero hacer porque me gusta solo a mi, o ver la película que solo yo elegí, o comer eso que estaba deseando, que tanto me gusta y que quiero disfrutar.

Por eso aunque suene a “cliché”, este año me propuse una resolución para año nuevo y es recuperar mis pequeños placeres cotidianos, volver a disfrutar del tiempo a solas y regalarme con pequeños gustos y caprichos, para volver a encontrar ese espacio de plenitud y sentirme otra vez dueña de mis momentos.

Anuncios

Comments

  1. Carolina says:

    es la primera vez que veo tu pagina y de verdad te felicito porque esta muy completa y clara. Me pasa lo mismo que a vos aunque no estoy casada ni con hijos, pero desde que tengo novio los momentos que antes disfrutaba de verdad leyendo o simplemente sin hacer nada ahora se sienten “raros”, como que les falta algo. Tendremos que aprender a apreciar la soledad y los deseos propios. Muchas gracias por las recetas que compartis y deseame suerte con los muffins intensos de chocolate que me conquistaron desde el primer momento…

  2. Feliz cumpleaños!
    Te deseo un día hermoso, lleno de compañías y no de soledades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: